Lectura social y tradición oral

marinerHace años, en una estación de ferrocarril, coincidí con un tipo de esos sin hogar conocido y que suelen agradecer que les den unas monedas. Mientras esperábamos a que llegara el tren, el hombre arrancó a contar una serie de anécdotas, a cual más estrafalaria, sobre su vida en la marina mercante. Nada extraordinario, pero tal como lo narraba aquello parecía una gran historia. Debería escribir usted un libro, le sugerí. No tengo tiempo, me respondió. ¿Tan ocupado está usted? El hombre lo pensó durante unos segundos antes de responder: no de escribirlo, sino de explicarlo. Es mejor así, contándolo todo en un rato… Seguir leyendo Lectura social y tradición oral